Compositores

Verdi, Giuseppe

Verdi

 

Giuseppe Verdi

(1813 Roncole, municipio de Busseto, provincia de Parma - 1901 Milán)

 

Compositor italiano. Creció en una familia modesta, pues su padre era comerciante. Un rico proveedor de su padre y director de la Sociedad Filarmónica local, Antonio Barezzi, descubrió pronto el talento musical del joven Verdi, y le envió a estudiar música con el organista Pietro Baistrocchi, y más tarde con el maestro de capilla y organista de la Catedral de Busseto, Fernando Provesi.

 

Verdi escribió algunas composiciones para la Sociedad Filarmónica patrocinada por Baressi, el cual continuó protegiéndole y le consiguió una beca para continuar sus estudios musicales en Milán, pero en el Conservatorio no superó el examen de admisión y le rechazaron con la excusa de que sobrepasaba la edad de ingreso.

 

Prosiguió sus estudios de forma particular estudiando composición con Vincenzo Lavigna, discípulo de Paisiello, que le acercó a la música italiana del pasado y a la música alemana de su tiempo. En 1836, gracias al apoyo de Barezzi, obtiene el puesto de director de la banda municipal. Mientras componía para la banda municipal, también trabajaba en una ópera, Rocester, que luego pasó a llamarse Oberto conte di San Bonifacio. Verdi ofreció esta ópera al teatro ducal de Parma, pero no fue aceptada.

 

Más tarde se instala de nuevo en Milán y, tras algunos aplazamientos, su ópera es por fin representada en la Scala en 1839 con bastante éxito, gracias al cual obtuvo un contrato para componer más obras. Sin embargo su siguiente ópera fue un gran fracaso que le sumió en una depresión.

 

Algunos años más tarde recibe el libreto de Nabucodonosor, por el que se interesa y escribe una ópera que se estrenó en la Scala en 1842, esta vez con gran éxito. Fue representada en otros teatros y gracias a ella, Verdi consigue el reconocimiento del público.

 

Se concentra entonces en una gran actividad compositora en la que no renuncia a cuanto encargo cae en sus manos, y que más tarde él mismo calificaría como “años de presidio”.

 

Sus obras fueron representadas en los más importantes teatros italianos y extranjeros. En 1849 adquirió una propiedad cerca de Busseto y allí se dedico a componer con más tranquilidad que en los frenéticos años anteriores. En 1851 compone Rigoletto y dos años más tarde Il Trotatore y La Traviata. A éstas siguen otras óperas de desigual valor.

 

Su gran obra, la ópera Aida, fue representada en 1871 en el Teatro italiano de El Cairo.